​Atentado de Barcelona y situación de la lucha ante terroristas en España 

A continuación os dejo el artículo completo publicado la semana pasada en Crónica de Canarias:

Los temores se hacen realidad, España vuelve a teñirse de luto por asesinatos terroristas en su territorio.
Dentro del horror hay que señalar que llevábamos 13 años sin sufrir atentados en nuestro suelo y eso no ha sido porque los terroristas no hayan querido hacerlo. Simplemente no han podido.

Todos recordamos los atentados de Madrid en 2004, recordaremos este de Barcelona en 2017, ¿pero qué me decís de los atentados de Inca 2017, Madrid 2017, Segovia 2017, Madrid 2016 o Barcelona 2015, por ejemplo? Son atentados que por el buen hacer de nuestros policías se han quedado en intenciones criminales, no se han materializado.

Desde el 11M se ha detenido en España a 720 personas sospechosas de ser terroristas, con más de doscientas operaciones policiales, y gracias a las reformas penales se han ampliado el número de condenas y su duración. En esta lucha antiterrorista ha sido punta de lanza la Policía Nacional, seguida de la Guardia Civil y las policías autonómicas.

El año pasado se produjeron trece atentados en la Unión Europea (5 en Francia, 4 en Alemania y 4 en Bélgica), y fue España el segundo país que más detenciones practicó, tras Francia.

Y todo ello siendo diana del DAESH y estando en el imaginario colectivo de los yihadistas como la idealizada y paradisíaca Al Andalus. Son muchos los líderes tanto de DAESH como de Al Qaeda en sus distintas marcas territoriales que mencionan España como objetivo que hay que recuperar para los fieles de Alá (para ampliar información consultar publicaciones del profesor Manuel R. Torres Soriano, como “Al Andalus 2.0. La ciber-yihad contra España”).

Son datos para no caer en la negatividad o el derrotismo.

También es verdad que lo primero que se enseña en las academias policiales es que la seguridad total no existe, es imposible evitar todo acto criminal que se pueda planear, por lo tanto la sociedad debe de ser lo suficientemente madura para reaccionar con firmeza y con los medios que hay contra el terrorismo. Hay que acostumbrarse a vivir con que esto puede pasar en cualquier momento, aunque se ponen todos los medios para evitarlo.

¿Hasta cuándo?

Como he comentado otras veces el terror en la edad contemporánea ha tenido históricamente cuatro oleadas que se han ido sucediendo, y a veces superponiendo, desde finales del XIX, según Rapoport:

La primera fue la anarquista, desde 1880, entonces ya empezaron los primeros esfuerzos internacionales para combatir esta lacra.

La segunda fue la anticolonial y se propagó desde Irlanda al sudeste asiático, pasando por Argelia en casi todos los dominios imperiales.

La tercera, más corta, fue la oleada de la nueva izquierda, anticapitalista, a veces con tintes nacionalistas, como ETA, grupos palestinos o IRA

La cuarta, la religiosa, se inicia con la revolución de los ayatolás en Irán y la invasión de Afganistán por la URSS. Atañe fundamentalmente al terrorismo de tinte islamista, aunque otros fundamentalismos también han tenido un triste protagonismo pero más localizado.

Excepto la tercera oleada el resto ha tenido una duración de 40-45 años, según esta teoría nos quedarían unos pocos años de sufrir esta oleada.

Sin embargo no tiene pinta de que esto se solucione a tan corto plazo, recientemente un ex jefe del MI5 británico dijo que Reino Unido tiene que prepararse para 30 años más de terrorismo yihadista.

Esperemos que sea antes, mientras tanto, lo que siempre digo, unidad, firmeza y no seguir el juego a los terroristas.

Atentado de Barcelona.

Llega la hora de analizar a grandes rasgos qué ha pasado esta última semana. Anticipo que desde mi opinión desde la barrera se han combinado fallos en la prevención y en la investigación con una excelente y contundente reacción policial.

Empezamos por el lugar. Los sitios en España que presentan más radicalización yihadista  no se corresponden con el porcentaje de población musulmana del total, en primer lugar está el entorno de Barcelona (23,2%), seguido de Ceuta (22,2%) y Madrid con su área metropolitana (19,2%) (Fuente Elcano).

La célula. Más grande en número (12) de lo habitual, lo que equivale a menos seguridad de la misma, si no fuera por los muchos y estrechos lazos familiares de las personas que la componían, un grupo de hombres jóvenes radicalizados en torno al imán de la mezquita de Ripoll.

Según los análisis del Real Instituto Elcano los principales agentes radicalizadores fuera de Internet son, por orden de frecuencia, la influencia de un activista, seguido de las amistades, familiares y figuras religiosas.

Surgen varias preguntas: ¿ningún fiel que acudía a la mezquita vio nada raro? Al parecer se reunía con los jóvenes fuera de la mezquita durante horas. ¿No se vigilaban las actividades de un clérigo con pasado penitenciario?

Esta célula tenía pretensiones muy altas, preparaba una gran explosión, posiblemente en la Sagrada Familia. En esto también se diferencian de otras acciones terroristas que hemos visto en Europa.

Pero les explotó mientras montaban el artefacto. Aquí encontramos una demora en identificar el hecho como la preparación de un atentado. Primeramente se creyó que en el chalet de Alcanar había un laboratorio de droga. Había más de cien bombonas de butano, afectó a muchas casas cercanas y la explosión se oyó a varios kilómetros de distancia.

Entonces ejecutaron el plan B, alquilaron una furgoneta y el resto ya lo sabemos.

Entramos en la polémica de los bolardos. En diciembre del año pasado la Comisaría General de Seguridad Ciudadana de Policía Nacional recomendó ordenó la colocación de elementos de seguridad pasivos de cara a la campaña de Navidad tras el atentado de Berlín por atropello reciente. Los mandos de la policía autonómica (competente en materia de seguridad ciudadana en Barcelona) no lo consideraron necesario optando por incrementar la presencia policial. En mi opinión la combinación de ambas medidas es lo aconsejable.

En Cataluña los Mossos tienen competencia en lucha antiterrorista, pero no de forma exclusiva, de hecho las FCSE han materializado más operaciones en ese territorio. Recientemente se ha aprobado que los Mossos formen parte del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (donde la última palabra ante conflictos entre operaciones que se solapen la tiene Interior) y también tienen acceso a la información de los organismos internacionales (Europol, Interpol…) pero a través de la Policía Nacional.  Ni que decir tiene que los mandos catalanes no se sienten cómodos con esta situación.

La reacción.

No se puede más que elogiar la respuesta de los miembros de los Mossos al atentado. Si bien el autor material del atentado eludió la operación Jaula, gracias a la colaboración ciudadana cuatro días después ha sido localizado en las circunstancias que todos conocemos.

Al igual de los cinco terroristas interceptados en Cambrils, un solo agente les dejó fuera de juego con su arma. Parece que aquí también los agentes son mejores que la cúpula.

Conclusiones.

La primera resaltar la importancia de la colaboración ciudadana ante conductas sospechosas de radicalismo. Empezando por la comunidad musulmana, que no puede mirar para otro lado argumentando que no todos son terroristas, ellos son los primeros interesados en “limpiar” sus propias casas, sus mezquitas…

Coordinación policial. ¿Alguien se imagina al jefe de policía de Nueva York investigando el 11S o al sheriff del condado de Orlando por encima del FBI? Spain is different.

No considerarnos culpables. El terrorismo yihadista mata para dividirnos, quiere acabar con nuestra civilización. Es triste que surjan voces en nuestra propia sociedad que lo intenta justificar, que si las cruzadas, que si no les dejan integrarse, que si el trío de las Azores (Francia, Alemania, Bélgica o Suecia no estuvieron en esa foto).

Acostumbrarnos, como decía antes, a que esto puede pasar, de forma madura, las fotos de los gatitos o similares que circulan en las redes como repuesta a estos crímenes llevan buena intención, pero no deben de hacer temblar mucho a los terroristas, me parecen más que una forma de blanquear un hecho terrible u obviar la realidad. 

Es de agradecer que no se ha oído crítica alguna a la actuación armada de los patrulleros de los Mossos, tampoco se prevé investigaciones judiciales sobre ello. Eso dará seguridad a policías de toda España a la hora de evitar atentados o capturar a estos criminales.

Unidad, no solo unidad en la sociedad, que tiene que responder con firmeza ante estas acciones, todos los representantes públicos tienen que estar a una.

Tampoco Cataluña puede ser independiente, a efectos prácticos es un suicidio un estado nuevo sin servicios de inteligencia, sin fuerzas armadas y señalado por la CIA como el mayor foco de radicalismo islámico del sur de Europa.

Luis F. de Santos. Máster oficial en Estudios sobre el Terrorismo. 

Anuncios

¿Hasta cuándo?

FB_IMG_1503011733085Los temores se hacen realidad, España vuelve a teñirse de luto por asesinatos terroristas en su territorio.

Yo soy de los que al menos intentan ver el vaso medio lleno.

Dentro del horror hay que señalar que desde hacía 13 años no sufríamos atentados en nuestro suelo y eso no ha sido porque los terroristas no hayan querido hacerlo. Simplemente no han podido.

Todos recordamos los atentados de Madrid en 2004, recordaremos este de Barcelona en 2017, ¿pero qué me decís de Inca 2017, Madrid 2017, Segovia 2017, Madrid 2016 o Barcelona 2015, por ejemplo? Son atentados que por el buen hacer de nuestros policías se han quedado en intenciones criminales, no se han materializado.

Desde el 11M se ha detenido em España a 720 personas sospechosas de ser terroristas, con más de doscientas operaciones policiales, y gracias a las reformas penales se han ampliado el número de condenas y su duración.

El año pasado se produjeron trece atentados em la Union Europea (5 en Francia, 4 en Alemania y 4 en Bélgica), y fue España el segundo país que más detenciones practicó,  tras Francia.

Y todo ello siendo diana del DAESH y estando en el imaginario colectivo de los yihadistas como Al Andalus.

Mañana tocará hablar de este atentado concreto de Barcelona, pero con estos datos quiero mostrar no tenemos que caer en el derrotismo.FB_IMG_1503011871235

También es verdad que lo primero que se enseña en las academias  policiales es que la seguridad total no existe, es imposible evitar todo acto criminal que se pueda planear, por lo tanto la sociedad debe de ser lo suficientemente madura para reaccionar con firmeza y con los medios que hay contra el terrorismo. Hay que acostumbrarse a vivir con que esto puede pasar en cualquier momento, aunque se ponen todos los medios para evitarlo.

¿Hasta cuándo?

Como he comentado otras veces el terror en la edad contemporánea ha tenido históricamente cuatro oleadas que se han ido sucediendo, y a veces superponiendo, desde finales del XIX, según Rapoport:

La primera fue la anarquista, desde 1880, entonces ya empezaron los primeros esfuerzos internacionales para combatir esta lacra.

La segunda fue la anticolonial y se propagó desde Irlanda a Argelia en todos los dominios imperiales.

La tercera, más corta, fue la oleada de la nueva izquierda, anticapitalista, a veces con tintes nacionalistas, como ETA, OLP o IRA

La cuarta, la religiosa, se inicia con la revolución de los ayatolás en Irán y la invasión de Afganistán por la URSS. Atañe fundamentalmente al terrorismo de tinte islamista, aunque otros fundamentalismos también han tenido un triste protagonismo más localizado.

Excepto la tercera oleada el resto ha tenido una duración de 40-45 años, según esta teoría nos quedarían unos pocos años de sufrir esta oleada.

Sin embargo no tiene pinta de que esto se solucione a tan corto plazo,   recientemente un ex jefe del MI5 británico dijo qur Reino Unido tiene que prepararse para 30 años más de terrorismo yihadista.

Espero que sea antes, mientras tanto, lo que siempre digo, unidad, firmeza y no seguir el juego a los terroristas.

 

NOTA: Me niego a poner fotos de la masacre, por respeto a víctimas y familiares y también por no hacer el juego a los terroristas difundiendo su mensaje. En su lugar ilustró la entrada con fotos de la Barcelona que quiero, de mis últimos viajes hace unos años.

 

Los escenarios de Era un volcán (1). Madrid.

Los escenarios de Era un volcán (1). Madrid.

Empiezo esta serie de entradas con la capital, curiosamente ninguna escena de la novela transcurre ahí, aunque dos de sus principales protagonistas son madrileños.

Puede que muchos que me conozcan queden extrañados que mi ciudad, Segovia, no aparezca ni siquiera mencionada (tranquilos que estoy trabajando en ello, os vais a hartar…) pero no se terció, y sí Madrid.

En Madrid me estrené como universitario en la Universidad Autónoma, ahí viví durante varios periodos, me preparé para mi profesión, he pateado de tal forma sus calles, trabajando o no, que muchas las considero como propias. Y, además, por razones que no viene al caso explicar en este momento, un 11 de marzo, hace trece años, nació un madrileño más.

cxdyiupweaawr96En la novela hay un capítulo llamado “Por las calles de Tetuán”, no es el mejor barrio de Madrid, ni el más famoso, pero es mi barrio, donde he vivido y donde he trabajado, donde he conocido a alguno de mis mejores amigos y compañeros. Me encantaba pasear por el bullicioso Bravo Murillo, tal vez la calle más ruidosa de Madrid, desde Plaza de Castilla a Cuatro Caminos, tomarme una caña y unas bravas en La Pampa de Francos Rodríguez, un bocata de calamares en el Gago, ver pelis argentinas en Renoir, ir a algún concierto de rock en Moby Dick…

Otro capítulo, se llama “Y aún arde Madrid en mi memoria”, tomado prestado de una canción de Los Porretas. Y eso me lleva a la importancia de la música en mi educación sentimental madrileña.

Alguna noche de fiesta la acabé cogiendo el metro en sentido contrario solo para ver que antes que Sol viene Tirso de Molina, como canta Sabina en Caballo de cartón, no salía por Malasaña sin ir bien empapado con la música de Burning, Nacha Pop o Los secretos.

Es curioso, que cuando estás no vives en Madrid echas de menos cosas que estando ahí no lo dabas importancia, o hasta te saturaban. Yo, al contrario que el protagonista de la novela, descubrí tarde Cortylandia, por ejemplo, pero tuve en poco tiempo suficiente razón para saturarme, y ahora, cada diciembre, no me importaría darme un paseo por Sol y llegar al Corte a verlo.

Y es que…

Ah no, sin vivir en Madrid no lo entenderás

Ah no, no podrás, ah no, no podrás,

Ah no, no podrás, ah no, no, no, no…

Hey, Madrid te odio

Pero que le voy a hacer

No puedo dejarte…

Madrid, Burning.

 

El escaparate literario

El escaparate literario

Esta semana,a través de Twitter, he contactado con Escaparate literario. Se trata, según su página, de una plataforma para la promoción de escritores independientes, que es mi caso, y me han hecho un hueco que agradezco profundamente.

La verdad que es duro abrirse camino en este mundo, ser el publicista, distribuidor o agente de uno mismo, por eso se agradecen iniciativas como la del escaparate, contactar con otras personas que comparten los mismos sueños y penosidades literarias que uno.

Desde ayer llevo buceando en la página, anotando futuras lecturas y os animo que lo hagáis vosotros, hay un mundo de lecturas que por el motivo que sea quedan fuera de la gran industria editorial y que vale la pena echarlas un vistazo. Lo que he visto es mucha calidad, ilusión, tratamiento de portadas y ganas de dar su historia a conocer.

Las páginas de cada autor son muy completas, con una biografía, una sinopsis de la obra y enlaces a redes sociales o a blog como éste y, muy importante, un enlace de venta de la obra.

escaparate

Puntos de venta de Era un volcán

Puntos de venta de Era un volcán

Aquí os dejo los puntos de venta de la novela:

  • En formato tradicional, el libro se puede comprar en las siguientes librerías de Las Palmas de GC:

– Sinopsis, Perdomo 6.
– Archipiélago, Constantino 9.
Canaima, Senador Castillo Olivares 7.
Triana, Domingo J. Navarro 8.
– El Libro Técnico, Tomás Morales 44.

  • También en papel en Segovia en Entre Libros, José Zorrilla 24.
  • En Amazon se puede comprar en los dos formatos:

Papel.
Electrónico.

Feliz año a todos y que os traigan muchas cosas los Reyes.

Lope de Vega y la Cárcel Real de Segovia

Lope de Vega y la Cárcel Real de Segovia

En plena Calle Real de Segovia está la que para muchos ha sido la biblioteca de la ciudad de toda la vida, aunque hasta no hace muchas décadas era una prisión, de hecho muchos mayores la conocen como la Cárcel Vieja.

de-vega-lopeNo sé cómo se les ocurrió reconvertir una prisión en biblioteca, pero siempre me ha gustado pensar que fue inspirado en un episodio que pasó en el edificio en el siglo XVI, como recuerda una placa en el lugar ahí estuvo encerrado Lope de Vega.

Mirando qué motivos llevaron a dar con sus huesos en una de sus celdas la verdad que no dejó de ser una chiquillada, con 15 años se escapó con unos amigos de casa desde Madrid y vendieron unas joyas en una platería de Segovia que se sospechó que eran robadas, y estuvieron unos días encerrados hasta que se aclaró el tema.

Así que Lope pudo seguir con su vida, con aventuras, ordenamiento sacerdotal, matrimonios, sonetos, destierros, batallas…

ministeriotiempoimagen4
El Lope de la genial serie El Ministerio del Tiempo

Hoy se celebra su nacimiento en Madrid en 1562, y como homenaje estas líneas, cuya anécdota (aunque en su día encerrado estaría el entonces chiquillo aterrado) comparte una de las escenas de mi nuevo proyecto.

Y hasta ahí puedo leer, y mientras os invito a echar un vistazo al resto del blog o a Era un volcán

Pasas en las frentes

Pasas en las frentes

Uno de los personajes principales de “Era un volcán” luce una marca en la frente, digo luce porque para muchos devotos islámicos es un orgullo mostrar la marca de la fe, o la pasa, como dice el título de la entrada, no es coña, zibiba, en árabe.

No es algo nuevo, Anuar al Sadat, dirigente egipcio de los años 70, ya la lucía.

image
Abdelfatah al Sisi

En la actualidad tenemos los ejemplos de al Zawahiri (en la imagen de portada de la entrada), número uno de al Qaeda, siempre la ha mostrado, y del presidente de Egipto,
Abdelfatah al Sisi, que la luce siendo curiosamente cabeza de un gobierno laico que derribó el anterior de los Hermanos Musulmanes.
No es casualidad que los tres nombrados sean egipcios, del país donde más personas, exclusivamente varones, llevan esta marca, de hecho muchos políticos suelen acentuarla si quieren ganarse el favor popular.

El Islam no precisa para rezar de sitios sagrados y particularmente bendecidos por un eclesiástico, cualquier terreno donde un devoto se postre a orar ya es considerado santo, a nosotros nos puede chocar que un simple garaje o hasta las propias calles sean usados como mezquitas, pero los musulmanes no necesitan más. Por cierto, mezquita significa “lugar donde postrarse”.

La mezquita requiere tres requisitos básicos:

  1. Lugar para realizar las abluciones, donde limpiarse antes de rezar, mostrarse puros a Alá.
  2. La qibla, señala la orientación a La Meca, donde hay que dirigir el rezo, tal y como señaló el profeta Mahoma en Medina (aunque en un primer momento, para atraerse a los judíos orientaba su rezo a Jerusalén).
  3. Alfombrillas individuales (no es infrecuente que en mezquitas muy básicas cada uno se lleve la suya, que usa en casa) o grandes alfombras colectivas donde postrarse. 

     

Y es el roce de esa alfombra, con las repetidas postraciones que se realizan en la oración,  la que produce la pasa.

Hay escuelas coránicas enfrentadas por el tema, todo viene de la interpretación de un precepto musulmán que dice que en el rostro se debe reflejar la oración, algunos, más fundamentalistas (con un tanto de fariseísmo), se lo toman al pie de la letra y fomentan la aparición de la pasa, otras escuelas dicen que es la serenidad y paz que se consigue en la oración lo que se ha de reflejar en el rostro.